Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

 

Fotos

Ricardo Balbín

"Pienso que hechos y acontecimientos extraños a los partidos políticos, son los que han creado esta instancia nacional. De modo que aquí, cuando se pregunta si es posible la conciliación de los argentinos, todos tenemos que responder —los que estamos aquí y fuera de aquí— que no es una posibilidad sino un deber de la nacionalidad. Un país se concilia cuando un país se consulta una república se realiza dentro de la ley cuando es la consecuencia de la voluntad del pueblo. Si esto no acontece, si por una razón u otra ello se distorsiona, entonces sí nacen las tremendas y agudas discrepancias y ocurren, naturalmente, los actos de violencia. Unos, tal vez tengan raíces enfermizas; pero otros tal vez sean actos de violencia de gente que no es advertida y quiere serlo y se exhibe de esa manera. Yo, temperamentalmente, no participo de la violencia. Y en esta instancia argentina, en que con bastante frecuencia se habla del pasado como de una maldición y de la historia de los argentinos como si se quisiera negarla integralmente, asoman términos y circunstancias que desnaturalizan el auténtico problema, y que cada uno maneja a su arbitrio. Unos hablan de "cambio de estructura". Otros, sin autoridad alguna, se atreven a hablar —desde la escena oficial— de "cosas perimidas", como si fueran los doctores de la Creación. Estos son los factores e ingredientes poco útiles para la realización auténtica de un propósito de encuentro nacional que existe vigorosamente sostenido por todos los hombres de la política argentina. De ahí que la conciliación habrá de lograrse sobre el encuentro de la consulta al pueblo que, en definitiva, es el maestro de la democracia. el titular de ella."
Ricardo Balbín
Revista Siete Días Ilustrados
03.08.1970

Fotografías

 

 

siguiente