Los 60's

 

espiando los 60's
la década cuando todo pudo ocurrir

Calendario

1960
Enero: Perón abandona la República Dominicana rumbo a España. En Salta son detenidos guerrilleros que asaltaron la jefatura política de Frías. Se firma el acuerdo intergubernamental para la construcción de túnel subfluvial entre Paraná y Santa Fe. Febrero: Se detecta la presencia de submarinos no identificados en Golfo Nuevo, Chubut. Estallan dos bombas en instalaciones de la Shell Mex, Córdoba: 9 muertos y 40 millones de pesos viejos de pérdidas. El doctor Alfredo Orgaz renuncia a la presidencia de la Suprema Corte de Justicia. Marzo: Elecciones generales para renovar la Cámara de Diputados, el 27; el oficialismo es derrotado por la UCRP. Abril: El gobernador de Córdoba, Arturo Zanichelli, es acusado de encubrir a terroristas; se interviene la provincia. Mayo: Celebraciones por el Sesquicentenario de la Revolución de Mayo. Junio: Cuando el presidente Frondizi debía partir para Europa estalla en San Luis una "revolución de bolsillo" dirigida por el general Fortunato Giovannoni (13); Frondizi partió sin inconvenientes. Septiembre: Escaramuzas callejeras por motivos religiosos y raciales en todo el país. Octubre: A fines de mes, grupos civiles y ex militares peronistas asaltan un puesto de guardia en Rosario y edificios públicos en Tartagal, Salta; se autodefinen "revolucionarios nacionalistas", y provocan un severo plan de represión oficial. Noviembre: Paro general (el 7) como protesta por el veto a las reformas, a la ley de indemnizaciones.
1961
Febrero: En las elecciones para senador triunfa, en la Capital, Alfredo Palacios, y en Mendoza, el conservador Gabrielli. Marzo: Frondizi viaja a la Antártida y desde allí dirige un mensaje al país que provoca protestas de chilenos y británicos. Renuncia el comandante en jefe del Ejército, Carlos Severo Toranzo Montero. Argentina se ofrece para mediar en el conflicto cubano-norteamericano. Abril: Renuncia Alvaro Alsogaray como ministro de Economía y es sustituido por Roberto Alemann. Mayo: Frondizi viaja a Uruguay y Bolivia. Julio: Frondizi se entrevista con Stroessner. Agosto: Un grupo armado toma transitoriamente varias emisoras capitalinas y convoca al pueblo a plaza Italia; no va nadie pero provoca la renuncia del ministro de Aeronáutica, brigadier Amado Abrahim. Imprevistamente Frondizi se entrevista en Olivos con Ernesto Che Guevara. Octubre: Paro nacional el 6, preludio de una huelga de 72 horas. Se inicia un paro ferroviario por tiempo indeterminado. Diciembre: Se levanta la huelga ferroviaria (duró 42 días) luego de la mediación del cardenal Antonio Caggiano.
1962
Enero: Se inicia la demolición de la cárcel de Las Heras, en Buenos Aires. A las 21.25 del día 6 dos aviones argentinos aterrizan por primera vez en la meseta polar de la base Amundsen-Scott; es jefe de la misión el comandante Hermes Quijada. Febrero: Después de una serie de planteos militares, la Argentina rompe relaciones diplomáticas con Cuba. Marzo: El 18 se realizan elecciones, ganadas ampliamente por el peronismo. El 29 el Ejército destituye a Frondizi, confinándolo en la isla Martín García. Abril: Se radicaliza la división en el seno del Ejército entre azules y colorados. Asume Federico Pinedo como ministro de Economía, pero pocos días después es reemplazado por Alvaro Alsogaray. Se anulan los comicios del mes anterior y se convoca a elecciones para octubre de 1963. Julio: Se sanciona el Estatuto de los Partidos Políticos, pero en noviembre se dicta otro que lo anula. Agosto: Nuevo conflicto militar y huelga general de la CGT. Septiembre: Serio enfrentamiento entre azules y colorados; ganan los primeros, se redacta el Comunicado 150 donde se aseguran elecciones. Es reglamentado el derecho de huelga. Se disuelve el Congreso Nacional. Octubre: Tras varios cambios de gabinete, el ministro de! Interior anuncia elecciones para marzo o junio de 1963. Noviembre: 22 militares son arrestados acusados de preparar un golpe para Navidad; entre los detenidos, el teniente general (R.) Benjamín Menéndez. Se fija el 16 de junio como fecha de elecciones. Diciembre: Nuevos conflictos militares. Se forma un comando rebelde en Aeronáutica. Renuncia Alsogaray al Ministerio de Economía; lo reemplaza Eustaquio Méndez Delfino. El humanista Julio Olivera asume el rectorado de la Universidad de Buenos Aires, luego de varios años de reformismo. Rodolfo Fitte, presidente de YPF, renuncia luego de cuestionar la validez de los contratos petroleros.
1963
Enero: Se realiza el congreso normalizador de la CGT. Los obreros ocupan los establecimientos de IKA, en Córdoba. El gobierno dicta la Ley de Seguridad del Estado. Febrero: Agitación política; se aproximan las elecciones y no hay decisión con respecto al peronismo. Marzo: El 8 se acuerda personería jurídica a la Unión Popular, que provoca nueva crisis en el ejército. Se insiste en la candidatura de Onganía, que regresa de un viaje por los EE.UU. Abril: El 2 se desencadena una grave crisis militar: varios muertos en los combates de Constitución, Magdalena, City Bell y Punta Indio. Las fuerzas "leales" reducen a los "rebeldes", atrincherados en Puerto Belgrano. Son detenidos altos jefes militares en situación de retiro, entre ellos Isaac Rojas y Benjamín Menéndez. Postérganse las elecciones del 16 de junio hasta el 7 de julio. Mayo: Nueva crisis político-militar que termina con un cambio de gabinete. El gobierno dicta un decreto de represión al comunismo. Julio: A último momento es vetada la candidatura presidencial de Raúl Matera, y las elecciones del 7 son ganadas por el binomio Illia-Perette. Septiembre: Es levantado el estado de sitio y se decreta una amplia amnistía que favorece a más de un centenar de militares a punto de ser sancionados. Octubre: Asume Illia y comienza un tenso debate sobre el tema petróleo. Palena es el centro de un incidente fronterizo con Chile. Reanuda sus funciones el Concejo Deliberante, que fuera disuelto en abril de 1962. Noviembre: Se anulan los contratos petroleros pese a la presión norteamericana ejercida por el enviado especial Averell Harriman. Diciembre: Se gestiona por vía diplomática el pedido de extradición de Perón, acusado de estupro. La CGT realiza una concentración pacífica frente a Plaza de Mayo; la delegación obrera eleva un memorial al gobierno.
1964
Febrero: En Alta Gracia se realiza la conferencia de la CECLA, donde se resuelve actuar en bloque en la próxima reunión económica citada en Ginebra. El doctor Juan Palmero, ministro del Interior, da a conocer el Estatuto de los Partidos Políticos, aprobado luego por el Parlamento. Mayo: Visita el país el presidente de Alemania Occidental, Heinrich Luebke. Septiembre: Miguel Fitz Gerald aterriza con su pequeño avión en las islas Malvinas, donde coloca una bandera argentina y entrega un mensaje. Octubre: Visita la Argentina el presidente de Francia, Charles de Gaulle. Es intentada la llamada "operación retorno", paro Juan Perón es detenido en Rio de Janeiro y reembarcado a España. Se detecta un grupo de guerrilleros en Salta y se procura su captura.
1965
Enero: Un grupo de andinistas, del que formaron parte cinco argentinos, llega a la cima del cerro Fitz Roy por la zona oeste, la más peligrosa. Febrero: El tren El Aconcagua (un error en la revista, porque se trató de El Aconquija en realidad), por una falla en los frenos, sigue de largo al llegar a la estación, rompe los paragolpes y se detiene en plena calle Corrientes, frente a la Plaza Alberdi de San Miguel de Tucumán; no hay víctimas. Marzo: Elecciones para la renovación de la Cámara de Diputados: la Unión Popular vence a la UCRP por 3.400.000 a 2.600.000 iniciando así el peronismo su tarea legislativa. Abril: Muere Alfredo Palacios, quien fuera el primer parlamentario socialista de América. Septiembre: Visita el país el presidente italiano Giuseppe Saragat. Octubre: En Mendoza se reúnen los presidentes Illia y Frei. El encuentro culminó con la firma de acuerdos sobre límites. Noviembre: Renuncia Onganía a su cargo de comandante en jefe del Ejército. Pleito fronterizo con Chile en Laguna del Desierto. Llega al país Isabel Perón. Huelgas en Tucumán, que provocan muertos y heridos. Defraudación a la Aduana por valor de 1.300 millones de pesos viejos. Diciembre: El coronel Jorge Leal, luego de recorrer con su patrulla 1.100 kilómetros durante 45 días, se convierte en el primer argentino que llega por tierra al Polo Sur.
1966
Enero: Una huelga de personal municipal provoca un grave amontonamiento de basura en las calles de Buenos Aires. Es intervenida la provincia de Jujuy. Febrero: El 15, la facción encabezada por Augusto Vandor, que se opone a la enviada de Perón, concreta la división de la CGT al expulsar al secretario general José Alonso, partidario de la línea dictada desde Madrid. Marzo: El mes trascurre con crecientes rumores sobre golpes. Las elecciones mendocinas son ganadas por el conservador Emilio Jofré. Abril: El 1º, una declaración oficial de la Secretaria de Guerra desvirtúa los rumores golpistas. Junio: El 28, el presidente Illia es desalojado de la Casa Rosada, y se refugia en el chalet de un hermano, en Martínez. El poder queda durante 24 horas en manos de una junta militar; al día siguiente, a las 11, Onganía jura como presidente. Julio: Se ordena la clausura del semanario cómico Tía Vicenta, suplemento del diario El Mundo. El 29 se interviene la Universidad, en la llamada desde entonces la noche de los bastones largos por la brutalidad desplegada por la policía contra estudiantes y profesores indefensos. Septiembre: Muere en Córdoba el estudiante Santiago Pampillón durante una refriega con la policía. Un avión de Aerolíneas Argentinas que se dirigía a Río Gallegos es tomado por el grupo Cóndor, que lo obliga a aterrizar en las Islas Malvinas.
1967
Enero: La Argentina extiende a 200 millas su soberanía marítima, aplicada inmediatamente contra una flota pesquera rusa. Febrero: Buenos Aires es sede de la III Conferencia Interamericana Extraordinaria de la OEA y de !a XI Reunión de Consulta. Abril: Onganía asiste a la Conferencia de Cancilleres de Punta del Este. Agosto: Incidente con Chile; un práctico de ese país pretende asumir el control del buque panameño Ballenita para evitar su entrada en Ushuaia.
1968
Junio: El destructor ARA Santa Cruz sorprende al buque factoría ruso Gafstrim mientras pescaba en aguas Jurisdiccionales argentinas. Agosto: El doctor Mario Chapo Borthagaray realiza por primera vez en el país y tercera en el mundo una operación de trasplante de páncreas. El 23 se anuncia extraoficialmente que los comandantes en jefe de las tres armas serán removidos de sus cargos; el de Ejército y el de Aeronáutica renuncian antes de que eso ocurra. Noviembre: Renuncia Alvaro Alsogaray al cargo de embajador en los Estados Unidos.
1969
Enero: Onganía coloca la piedra fundamental del complejo hidroeléctrico El Chocón-Cerros Colorados. Abril: El 5, un comando integrado por diez hombres copó la guardia del Regimiento I de Infantería de Campo de Mayo; otras unidades militares soportaron, durante el mes, intentos parecidos. Mayo: El 16 fue muerto el estudiante correntino Juan José Cabral durante una refriega callejera. La ola de violencia se extiende a Rosario, donde, 24 horas después, muere el estudiante Adolfo Ramón Bello. En el centro rosarino es baleado por la policía el peón metalúrgico Luis Roberto Blanco, quien muere poco después. Rosario es declarada "zona de emergencia" y puesta bajo el mando del general Roberto Fonseca, comandante del II Cuerpo de Ejército. El jueves 29 se produce un enfrentamiento grave en Córdoba, entre civiles y militares (se lo llamó el cordobazo), que dejó un saldo de 14 muertos, 93 heridos y más de 500 millones de pesos viejos de pérdidas materiales. La ley marcial, la intervención del Ejército, la llegada de paracaidistas, no pudieron silenciar a los francotiradores, quienes durante varios días siguieron acosando a las fuerzas de represión. El 30 se produce en todo el país la huelga más grande que recuerde la historia de la CGT. Junio: El 30, a las 11.45, es asesinado el líder metalúrgico Augusto Timoteo Lobo Vandor, en la sede central del gremio. Julio: El 26, tres días antes de la llegada al país de Nelson Rockefeller (enviado del presidente Nixon), trepe supermercados Minimax de Buenos Aires (donde la familia Rockefeller maneja el paquete accionario) fueron completamente destruidos por terroristas anónimos. Septiembre: El 16 y 17 nuevamente la violencia se adueña de Rosario; el saldo: dos muertos, 27 ómnibus incendiados, 3 estaciones ferroviarias destruidas y 2 mil millones de pesos viejos (20 millones de pesos ley 18.188) de pérdidas materiales. El 20 se inaugura la estación terrena para trasmisiones vía satélite, en Balcarce, que posibilitaría la televisación "en vivo" del show más espectacular de la década: la llegada de los primeros hombres a la Luna.
Revista Siete Días Ilustrados
02 de febrero de1970.

La búsqueda de un esquema de poder
Cuando despunta 1960 el gobierno de Arturo Frondizi, llegado al poder con el respaldo de los votos peronistas suministrados merced al lamoso pacto, iniciaba su tercer año de vida. Característica fundamental de la época: la ola de planteos militares. Ni siquiera Manuel Reimundes (fundador de la célebre logia militar El Dragón Verde) lograba parar el aluvión desde su puesto de la Subsecretaría de Guerra. Sólo tres años después un general casi desconocido, Juan Carlos Onganía, lograría detener la proliferación de asociaciones secretas y conspirativas en el seno de las Fuerzas Armadas.
El 12 de junio, mientras Frondizi se disponía a iniciar su periplo por Europa, la provincia dé San Luis se trasformaba en foco de un alzamiento subversivo encabezado por los generales Fortunato Giovannoni y Mauricio Gómez y el coronel León Santamaría. La "revolución de bolsillo", como se la bautizó entonces, no impidió la partida de! presidente. Pero el 28 de agosto de ese año, el comandante en jefe del Ejército, Carlos Severo Toranzo Montero, volvió a la carga con otro planteo y dos meses después, en octubre, el general Rodolfo Larcher debía abandonar la Secretaría de Guerra, siendo sustituido por Rosendo Fraga. La sombra del pacto con Perón, la desconfianza que ello suscitó desde un principio en los altos mandos, presidió siempre el meollo de todos los planteos. Cuando sobrevino el planteo número 31, en marzo de 1962, Frondizi fue destituido. La causa también había sido el fantasma del peronismo.

AZULES, COLORADOS Y VIOLETAS
El entonces ministro del Interior, Alfredo Roque Vítolo, cerebro mayor de la estrategia frondicista, había confiado en un triunfo del oficialismo, permitiendo la concurrencia peronista en las elecciones del 18 de marzo de 1962. Se debía elegir gobernadores en las provincias de Buenos Aires, Tucumán, Santiago del Estero, Río Negro y Chaco. Noventa días antes, esa estrategia había dado brillantes resultados en la experiencia piloto celebrada con Santa Fe y Catamarca, donde logró imponerse el oficialismo. Vítolo creyó haber hallado la fórmula para integrar al peronismo, concluir con el maniqueísmo proscriptor, y demostrar a las FF.AA. la caducidad de la temida influencia de Perón, residente en Madrid desde 1960.
Pero en la tarde del domingo 18 de marzo se desencadenó el drama: en la provincia de Buenos Aires, apenas se abrieron los primeros sobres, las boletas peronistas inundaron las mesas.
El candidato peronista, Andrés Framini, acaparó 1.197.075 contra los 764.297 de su contrincante, el frondicista Guillermo Acuña Anzorena. Vítolo debió renunciar, y su reemplazante, Justo P. Villar, apeló a un recurso desesperado: intervino todas las provincias donde había triunfado el peronismo. Los mandos no se dieron por satisfechos. Tampoco sirvieron los esfuerzos que desplegó Pedro Eugenio Aramburu, quien durante varios días intentó mediar ante los iracundos jefes militares. En la madrugada de! 29 de marzo, Frondizi era embarcado en un avión de la Marina que lo confinaría en Martín García, mientras los tres comandantes, Raúl Alejandro Poggi (Ejército), Cayo Antonio Alsina (Aeronáutica) y Agustín Penas (Marina), se disponían a hacerse cargo de la Casa Rosada. Fue una jornada curiosa: Felipe de Edimburgo, esposo de Isabel de Inglaterra, seguía recogiendo asombros por las calles de Buenos Aires.
A todo esto, el legalismo, encarnado por Rodolfo Martínez, último ministro de Defensa del gabinete derrocado, y Julio Oyhanarte, presidente de la Suprema Corte, desplegaba entre bambalinas un intenso operativo destinado a impedir la dictadura militar. Entre las 3 y las 5 de la tarde de ese 29 de marzo se tendieron las líneas de una batalla que estallaría seis meses después con el enfrentamiento armado de dos sectores de las Fuerzas Armadas: azules y colorados. Mientras tanto, en la jornada del 29 de marzo, se impuso el legalismo con la asunción del vicepresidente, José María Guido, ante el estupor de Poggi, quien aguardaba confiado, frente al sillón de Rivadavia, el momento de jurar como primer mandatario.

EL PERONISMO Y COMO INTEGRARLO
El núcleo de militares partidarios de implantar una férrea dictadura comenzó a conspirar en la misma noche del 29. A mediados de agosto, este sector, que ya se denominaba colorado, controla prácticamente todo el gobierno de Guido: Carlos Adrogué en el Ministerio del Interior, Adolfo Lanús en Defensa y Bonifacio del Carril en la Cancillería, conformaban el grupo civil; José María Cornejo Saravia (Guerra), Juan Carlos Lorio (comandante en jefe del Ejército) y Bernardino Labayrú (jefe del Estado Mayor), constituían el staff militar del coloradismo. Paralelamente, alrededor de Campo de Mayo, cuyo jefe era Juan Carlos Onganía, se nucleaba el azulato, los partidarios de la legalidad y la incorporación pacífica del peronismo a la vida democrática.
El 18 de septiembre las tropas salen a la calle y se inicia la lucha. Los azules no sólo se imponen militarmente, sino que, a través del control de las radioemisoras, despliegan una intensa campaña propagandística que culmina en el famoso comunicado 150, que pasaría a erigirse en símbolo y plataforma de la futura acción del Ejército: retorno a la Constitución, incorporación del peronismo, con la salvedad de no admitir el retorno de Perón al poder, supremacía del poder civil. Cinco días después, en la tarde del 23, se consolida el triunfo azul. Pero los colorados no se dan por vencidos: el 2 de abril de 1963 estalla un alzamiento, con epicentro en la Marina, que depararía los más recios combates. El Cuerpo 8 de tanques, con asiento en Magdalena, comandado por el coronel Alcides López Aufranc, es blanco de un violento bombardeo consumado por la aviación naval. Después de varios días de lucha y confusión, se impone definitivamente el azulato con la toma de la base naval de Punta Indio.
Ya estaban convocadas las elecciones para el domingo 7 de julio. Pero el peronismo sufriría una nueva proscripción. En realidad, toda la acción del gobierno tiende a desarticular el Frente Nacional y Popular donde se aglutinaban los justicialistas, el frondicismo y grupos nacionalistas. El voto en blanco, finalmente decretado por los dirigentes frentistas, contribuye al triunfo de la fórmula ucerrepista Illia-Perette: muchos peronistas que interpretaron el voto en blanco como "un voto a Aramburu", se volcaron hacia el binomio radical, que no ocultó su sorpresa ante su propio, imprevisto triunfo.
Revista Siete Días Ilustrados
2 de febrero de 1970

 

Volver al Indice

 

Litto Nebbia

Litto Nebbia

LAS VOCES DEL 60'
(Litto Nebbia)

Esa voz me trae recuerdos del ayer
en color me invita a reflexionar
y aunque sé que ya nunca volverá
me engancho con su evocación

Esa voz hay veces que me hace llorar
y no es dolor es alegría al corazón
porque sé que pinta a mi generación
también salpica a muchas más

Y así mañana tras mañana
y en el anochecer
será fuente de inspiración
Para todo aquel que ignora
o el que siempre presupone
o el que piensa que jamás
existirá un tiempo mejor

Esa voz jamás dejará de sonar
porque esa voz no sabe como descansar
siempre está en el alma de una mujer
o en el de un hombre en la ciudad...

Dibujo Litto Nebbia

"Fuera de los estilos y formas musicales que se inspiran en la generación del 60 hasta nuestros días, creo que lo más relevante de esta época es la actitud con que se abordó esta profesión. El concepto básico era mucho más lírico y lleno de riesgo que hoy día. Era inconscientemente, en sus comienzos, un real poder de vocación. Claro, eran otras épocas, el negocio de la música no estaba tan desarrollado como en la actualidad, ni los medios de comunicación eran lo penetrantes del presente. Cuando con mi grupo de adolescencia, Los Gatos, comenzamos a ensayar mis primeras canciones escritas a los quince años, no se nos cruzaba por la cabeza si le iba a gustar a la gente o bien lo aceptaría una compañía grabadora. De la misma manera que mis padres, músicos de siempre, cuando comenzaron a enseñarme música a mis ocho años, no especulaban con que el hecho de yo escribir canciones me llevaría a ser socio de Sadaic y tener más de seiscientas obras grabadas internacionalmente. Sólo me transmitían lo que a ellos los había hecho felices, y lógicamente, querían lo mejor para mí. Si bien mi caso personal es bastante especial, casi privilegiado, ya que desde pequeño mis padres me apoyaron con vehemencia en esta tarea, creo que la idea movilizadora para dedicarse a la música, era mucho más espiritual. Mucho que ver tiene el marco de referencia que nos daba la generación del tango, con su bohemia y apasionada dedicación, por un lado. Por el otro, nos llegaba del exterior el fenómeno de Los Beatles, transmitiéndonos subliminalmente que uno podía realmente vivir literalmente de lo que amaba. Hoy en día las cosas no son así, y no hablo decepcionado por los tiempos actuales, porque sí es cierto que siempre hay gente haciendo cosas profundas y bellas en cualquier lugar, sin importar raza ni generación. Las cosas se presenta mucho más vertiginosas, con un estado de ansiedad por el 'pegarla' rápidamente, y un desmayo inmediato si las cosas no salen fáciles. Claro que en esto colaboran mucho los medios, la desmedida publicidad de otras formas de vida que nada tienen que ver con nuestra idiosincrasia y condición económica como país frente al mundo. Por eso, cuando algún joven se me acerca a preguntarme sobre la generación del 60 trato de transmitirle este criterio con el que me formé gracias a mis viejos, esta suerte de locura y apasionamiento por lo que uno hace porque, de otra manera, no creo que la vida tenga sentido."

¿Idealización nostálgica?

"... los primeros años sesenta son una prolongación de tendencias surgidas en los últimos cincuenta y los últimos sesenta permanecían ya los setenta. Cabe aun otra salvedad: la atmósfera de una determinada época parece poder percibirse sólo en el recuerdo, cuando ya ha pasado, cuando existe la suficiente distancia y puede comparársela con otras épocas. En la cercanía resaltan demasiado las singularidades, las casualidades; la lejanía tiende a generalizar. La identidad de uno mismo. la da siempre el otro; los años sesenta son aquello que los años setenta -o los ochenta o los noventa- piensan de ellos. Pero la distancia, a su vez, trae un nuevo peligro, la idealización nostálgica,. Esta distorsión comienza a darse con la década del 60 a la que los años siguientes tienden a recordar por su clima de libertad y utopía. Es preciso, por lo tanto, recordar algunos datos concretos para disipar el mito. La década comenzó con el gobierno de Frondizi que pasaba por democrático pero que no lo era tanto, su proyecto, por cierto no confesado, no era la estabilidad de un sistema de partidos -ya que el suyo se estaba disolviendo- sino de corporaciones, repetir la fórmula peronista aunque, según suponía, sin incurrir en los errores de ésta. El corporativismo falló porque dos de los pilares del mismo -las fuerzas armadas y la CGT- no respondieron. Además, en la década del 60 se produce una novedad en el modelo clásico del golpe de estado: por primera vez en 1962 y luego en 1966, gobiernos civiles fueron destituidos no ya por el golpe de mano de una logia militar sino por los propios comandantes en jefe: el golpe había dejado de ser una aventura, se institucionalizaba. La segunda mitad de la década transcurría bajo la dictadura de Onganía, que contó al comienzo con el beneplácito de la mayoría de la población. Para conocer cuál era la mentalidad predominante en esos años, basta recordar una encuesta tomada en el Gran Buenos Aires, poco después del golpe: 66% de los encuestados lo aprobaban decididamente y tan sólo 6% se oponía. La CGT, por su parte, había sido la principal encargada de desestabilizar al gobierno de Illia con permanentes paros. Algunos sectores militares, políticos y hasta empresariales, alentaron, o por lo menos toleraron, el plan de lucha de la CGT, donde se incluía la ocupación de fábricas. Tanto el peronismo ortodoxo como la CGT coincidieron en apoyar el golpe de Onganía, y los dirigentes sindicales estuvieron, por primera vez, presentes en la asunción al mando de un dictador militar. Más absurdo resulta aún que el clima ideológico para el golpe fue preparado por semanarios sofisticados leídos por la clase media más intelectualizada y progresista. Muchos escritores de izquierda colaboraban en esas publicaciones, dando de ese modo el necesario matiz cultural al golpe reaccionario. Precisamente la aparición de un nuevo estilo periodístico será otro de los rasgos característicos de los sesenta. Alguna revista se dedicaba a establecer los códigos de lo in y lo out, y a difundir los hábitos y lugares de encuentro de otro fenómeno, también inédito, la café society compuesta por una mezcla de empresarios de éxito, deportistas, actores, playboys, modelos y ejecutivos, término, este último que aparece por entonces. Otros medios, en cambio, apuntaban a un público más politizado y culto, contribuían al boom de la literatura argentina y latinoamericana y, junto al Instituto Di Tella, el auge de la vanguardia artística. Basta comparar estas publicaciones con las ingenuas y cursis revistas de la década anterior, para advertir aires de renovación en la mentalidad de ciertos sectores de la clase media. Pero no debemos engañarnos, la Argentina oficial estaba muy lejos de compartir estos gustos. Eran también los años de la "Noche de los bastones largos", de la prohibición de Consagración de la primavera y de Bomarzo en el Teatro Colón. El único reducto que conociera la bohemia porteña, la calle Viamonte entre Maipú y el Bajo, era desmantelado mediante el traslado de la Facultad de Filosofía y las constantes razzias policiales en los cafés de la zona. Los años sesenta se caracterizaron, por la represión de la vida cotidiana, en especial , de la sexualidad. Un personaje clave de la época fue el comisario Luis Margaride, surgido en 1961 bajo el gobierno de Frondizi, y que reapareció con Onganía y luego con Perón, llevando a cabo una campaña moralizadora como nunca se había visto hasta entonces; detención de parejas que se besaban en las plazas, detención de parejas que acababan de conocerse en la calle, allanamientos de hoteles alojamiento, razzias permanentes en lugares públicos, cortes de pelo en los varones y corte de pantalones en las mujeres. Las libertades privadas, incluida la libertad de circular, fueron severamente restringidas a partir de 1961 y sólo restauradas plenamente en 1983. (...) Los horrores de los años setenta se estaban incubando en la confusión inexplicable en que se debatía la década del 60, cuando la revolución aparecía indisolublemente entremezclada con la reacción; cuando los movimientos juvenilistas eran fomentados por ancianos; cuando un puritanismo cerril enfrentaba a un supuesto espíritu contestatario que, en la mayoría de los casos, no era más que frivolidad y esnobismo; cuando la apertura hacia ideas renovadoras se combinaba con el nacionalismo más anacrónico; cuando -en fin- entraban en bancarrota los valores de las décadas anteriores sin que se consolidaran otros."

Juan José Sebreli

 

Arturo Frondizi 1958
Arturo Frondizi gana las elecciones del
23 de febrero de 1958

 

Arturo Frondizi 1962
Frondizi saliendo de la Casa Rosada el 27 de
septiembre de 1962 (al otro día sería derrocado)

 

Arturo Illía 1963
12 de octubre de 1963 asunción de Arturo Illia
(caricaturizado por la prensa como "la tortuga")

 

Arturo Illía 1966
Illia saliendo de la Casa Rosada al ser derrocado
en 1966 asumiendo  "la morsa" Onganía

Frondizi
Illia

Dos presidentes depuestos
El 1º de mayo de 1958 un militar, Pedro Eugenio Aramburu, entrega el poder a un civil, Arturo Frondizi. El 28 de junio de 1969, exactamente 11 años y 58 días después, un militar, Juan Carlos Onganía, desaloja de la Casa Rosada a un civil, Arturo Illia. El dato en sí no encierra una cifra exclusiva de esta década: reitera un ciclo que acaba de ingresar en su cuarto decenio. Pero aunque los nombres de Frondizi e Illia conformen un tándem de ideologías y métodos diferentes, encarnan a los únicos civiles que llegaron a la primera magistratura del país por la vía que prescribe la Constitución, a lo largo de los últimos diez años. Sin embargo, la violación de la legalidad formal permitió que el complejo social argentino se desplace hacia sus verdaderos ejes: las Fuerzas Armadas, la Iglesia, los sindicatos y las corporaciones empresarias. Hasta entonces, las tensiones generadas por el peso real de esos factores de poder se disimulaban tras la pátina cada vez más débil de la política menuda: el comité, la retórica parlamentaria y la ficción constitucional. Pareció un retorno al realismo: los problemas del desarrollo económico —una pesadilla argentina—, reemplazaron a las desgastadas urgencias políticas. Tal vez por eso mismo, los nombres de Frondizi e Illia (en las fotos, en momentos de ser desalojados), encierren las claves de la conclusión de una etapa: el deterioro de los partidos tradicionales, el fracaso de las instituciones republicanas y la búsqueda de canales sustitutivos de representación política. En ese sentido, el signo es de desintegración. De ahí que aún resulte válida la ironía de Churchill: nadie logró inventar un código político capaz de superar al "peor do los sistemas, la democracia. El resto — por ahora— sigue siendo "angelismo" o hipocresía política.
Revista Siete Días Ilustrados
2 de febrero de 1970

Azules y Colorados
Azules y Colorados
López Aufranc
López Aufranc en Punta Indio
Guido e Illia
Guido e Illia
Río Encuentro
Incidente en Río Encuentro
Jura Onganía
Jura Onganía
Bastones Largos
La noche de los bastones largos

¿EL ULTIMO GOLPE?
Fue un gobierno que a poco de llegar al poder (la asunción se produjo el 12 de octubre de 1963), comenzó a tener fricciones con el ámbito castrense. Si bien Illia no llegó a soportar el record de planteos alcanzado por Frondizi, el proyecto enviado al Parlamento postulando la reincorporación de los jefes colorados deparó los primeros problemas. En diciembre de 1964, Onganía, comandante en jefe del Ejército, produjo el relevo del jefe del Cuerpo II, con asiento en Rosario, Carlos Jorge Rosas, considerado un puntal del oficialismo. Illia demoró 24 horas la firma del decreto respectivo. En mayo de 1965, al producirse la crisis de la República Dominicana, las FF.AA. aconsejaron el envío de tropas para engrosar la Fuerza Interamericana de Paz. El presidente eligió el mejor modo de archivar el asunto: depositó la sugerencia militar en el Parlamento.
El choque más violento sobrevino en noviembre de ese año. Mientras Illia y Frei departían en la frontera sobre el eterno conflicto de límites, se produjo un fuerte encontronazo entre gendarmes argentinos y carabineros chilenos en la zona denominada Río Encuentro (Palena, según la cartografía chilena), que dejó el saldo de un muerto y un herido del lado de los carabineros. Un episodio aparentemente menor, el nombramiento del general de brigada (en actividad) Eduardo Castro Sánchez, como titular de Guerra,
rompiendo con la tradición castrense de conferir ese cargo a un oficial en retiro, fue la excusa elegida por Juan Carlos Onganía para solicitar su relevo como comandante en jefe. Así, el 24 de noviembre de 1965, Onganía pasó a liderar la conspiración que derrocaría a Illia siete meses después. El tope limite elegido por los conjurados eran las elecciones de gobernador en la provincia de Buenos Aires, previstas para marzo de 1967: se trataba de evitar la reedición de otro 18 de marzo.
El vacío dejado por Onganía fue cubierto por Pascual Pistarini, otro decidido conspirador. A diferencia de otras veces, este golpe fue anunciado con un
mes de anticipación: en el tradicional discurso del día del Ejército (29 de mayo), Pistarini descargó en las narices del gobierno una retahila de acusaciones, vacío de autoridad, fomento de la incertidumbre, promoción de enfrentamientos estériles y descrédito de las instituciones. A las 9 de la noche del lunes 27 de junio de 1966, Pistarini controlaba todas las radios y la opinión pública pudo enterarse de la grave situación. En las primeras horas del martes 28, las tropas pudieron cercar, sin ningún tipo de resistencia, la Casa Rosada y todas sus adyacencias. A las 5 de la mañana, el general Julio Alsogaray traspuso el amplio despacho presidencial para decirle a Illia que debía retirarse. La negativa del presidente demoró 2 horas y 15 minutos el desalojo final, que se produjo con una compañía de policías armados con pistolas lanzagases.
Al día siguiente, Juan Carlos Onganía prestaba juramento ante los tres comandantes en jefe: por primera vez, una revolución militar no se imponía plazos de entrega del poder y equiparaba su propio Estatuto con la vigencia parcial de la Constitución. Se abrió entonces el período llamado de "expectativa esperanzada" concedido por los gremios y obligadamente aceptado por los partidos políticos, en franco proceso de descomposición. Un mes después era intervenida la Universidad nacional, único reducto activamente opositor al nuevo régimen.
Esa situación se prolonga, con escasas variantes, hasta el sorpresivo estallido del cordobazo (29 de mayo último) y su secuela no menos violenta: el rosariazo (16 y 17 de septiembre). Antes, sin embargo, se habían producido varias crisis de gabinete. El primer staff de ministros de la Revolución Argentina sólo duró seis meses. Luego, en abril de 1968, el alejamiento del ministro de Defensa, Antonio Lanusse, quien fue reemplazado por otro liberal, el longilíneo Emilio Van Peborgh, hizo que por primera vez trascendieran de modo manifiesto disidencias en el equipo gobernante. En julio de ese año, el relevo del comandante en jefe, Julio Alsogaray, fue aún más detonante.
Pero es la tercera gran crisis de gabinete (4 de junio de 1969) la que se desarrolla en medio de un verdadero clima de inquietud: por primera vez, el gobierno de Onganía debió soportar rumores de golpe de Estado. El motivo de las disidencias fue el mismo en todos los casos: indefinición política del gobierno. Quien intentó forzarla fue el embajador en Venezuela, coronel Juan Francisco 'Tú' Guevara, en un tumultuoso ágape celebrado el 22 de diciembre último. El discurso que pronunció entonces le costó el puesto. Los temas que tocó son los que sacudieron toda la década: qué hacer con el peronismo y cómo pergeñar una estructura estable de poder.

continúa aquí