Volver al Indice

crónicas del siglo pasado

REVISTERO

LA GUERRA CONTRA LA GUERRA

pacifistas1.jpg (36339 bytes)
Un jóven veterano de Vietnam blande su fusil de utilería entre miles de" palomas"

LOS PACIFISTAS IMPUGNAN LA POLITICA MILITAR DE NIXON
Recientemente un inusual enjambre humano se derramó por campos y calles de Filadelfia y Washington. Provenientes de todos los rincones en repudio a la intervención de su país en el Sudeste asiático, y más propiamente en Vietnam. Pero la multitudinaria protesta tuvo esta vez contornos espectaculares: medio millón d hombres y mujeres se reunieron en torno a los veteranos de esa guerra configurando, en ocasiones, un verdadero combate antibelicista
(Siete Días Ilustrados 1971)

 

 

La calavera tremoló en el aire y pareció sonreír. Al menos ésa es la imagen que registraron quienes estaban más cercanos a ella: unas pocas decenas de hombres y mujeres, entre el retumbante medio millón aglomerado en las calles de Washington. Claro que ese símbolo huesudo -con su rictus, convertido en mueca humorística cada vez que el estandarte bailaba al viento- no estaba solo: lo escoltaban otros cráneos moldeas en cera, más cientos de letreros repletos de slogans políticos, muchachos remotamente emparentados con el atuendo hippie y chicas que -más lejos- brincaban como monos mientras aullaban: "¡Traigan a los soldaditos a casa: la guerra es un negocio de cerdos inmorales!". Simultáneamente, señoras de aspecto respetable competían en la puja con caballeros que, en otro lugar, podrían haber pasado por prósperos ejecutivos; y que acaso lo fueran, aunque ahora se enfurruñasen igual que adolescentes mientras fatigaban centenares de cuadras.
Ambientada en los alrededores del Capitolio o Parlamente washingtoriano y procedente de todo el país, aquella descomunal agitación -que también chicoteó en la ciudad de Filadelfia, Pennsylvania- fue el síntoma más reciente de un fenómeno nada nuevo, pero que, en esta ocasión alcanzó perfiles desacostumbrados: por lo pronto, hacía mucho que los grupos de "palomas" (como se denomina en la jerga estadounidense a cuantos reniegan del belicismo en Vietnam) no reunían tal montaña de adeptos; y sobre todo, aunque deshilachados en mil grupúsculos, esos manifestantes triscaban alrededor de un núcleo-eje: los propios soldados de dicha contienda, enrolados en la liga Veteranos de Vietnam Contra la Guerra.
Tanto bullicio fue seguido muy de cerca por un show artístico que con idéntico móvil pacifista montó en Monterrey, California, la estrella Jane Fonda; según puede observarse la diatriba de la vedette no respetó nada, ni siquiera a la modosa figura de Pat Nixon, esposa del primer mandatario estadounidense: es decir, los fuegos de estruendo detonados por la Fonda incrementaron una manifestación que, conforme lo reconoció el influyente diario New York Times, "fue la más imponente protesta antibélica en toda la historia norteamericana".

STATUS, FUSILES Y FLORES

Un momento cumbre del ajetreo quizá haya sido el que culminó con el desprecio a los premios conquistados por hazañas en el campo de batalla: insignias y medallas rodaron por el suelo, sufriendo el pisoteo de sus anteriores beneficiarios que se rebelaron contra esa fanfarria. A tiempo que los comercios bajaban sus cortinas los agentes del orden se limitaban a escrutar, prudentes, esa marea humana con gorritos y estandartes: en realidad, el grueso de pacifistas no provocó casi ningún disturbio fuera de agenda y llegó a superar la mitológica urbanidad proverbial de muchos países europeos: cada vez que el semáforo ordenaba Don't Walk (no avance), el alud se detenía, con la misma obediencia de un gentleman británico.
Con todo, al caracolear cerca del Capitolio los manifestantes amagaron una actitud menos estática: trepándose a las verjas, un veterano alzó su muñón y con la mano libre empezó a esparcir folletos que sacaba por montones, de un enorme bolsillo: "Aquí está toda la verdad sobre esta guerra sucia a partir de ahora ya nos consideramos organizados como para librar nuestra propia guerrilla, y recurriremos a las mismas armas de fuego que tan bien nos enseñaron a usar".
Como dando razón a la amenaza, decenas de militantes negros y estudiantiles se ocuparon de agregar su gota de vitriolo. Corriendo como desaforados o echándose al suelo, desnudándose de la cintura hacia arriba o incitando a los ex combatientes a despojarse de sus uniformes, los revoltosos pusieron en aprietos a la policía; especialmente desde que decidieron pasar a la acción, y arrojaron todo tipo de proyectiles contra el personal uniformado. Los automóviles tampoco se salvaron de la ira pacifista: muchos resultaron incendiados en el ardor de la baraúnda.
De este modo la "guerra contra la guerra" -como la bautizó un periódico de la vecina Nueva Jersey- acumuló tantos matices como la vestimenta de sus promotores: desde una indumentaria que evoca al vale-todo hippie, con gorros flexibles al lado de blusones y sandalias, hasta los adustos ropajes militares, nada faltaba en esta galería de protestones por participacionismo de los Estados Unidos en el Sudeste asiático; incluyendo aristas casi teatrales, como esos negros que exigieron ser crucificados -claro que en forma simbólica- o los muchachones que enarbolan fusiles de juguetes en cuyo extremo podían admirarse coloridos ramos florales. A corta distancia de ellos, los representantes de los trade-unions o sindicatos parecían, con mucho, niños de pecho; un fenómeno que no debe extrañar si se piensa que buena parte de los trabajadores blancos goza, en las grandes metrópolis estadounidenses, un standard vital relativamente próspero en comparación con el de sus pares de color. 

pacifistas2.jpg (31718 bytes)
Parecen hippies, pero no lo son: flores y botones con variadas inscripciones predicen una pose militante

pacifistas3.jpg (21438 bytes)
La marcha silenciosa o el estrépito que culmina en un pisotear de insignias y medallas conquistadas en el campo de batalla

pacifistas4.jpg (18138 bytes)
Jane Fonda y su antibélico show, dirigido a hacer trizas las cualidades de la sociedad tecnocrática: puntapiés y trompis para los caídos
pacifistas5.jpg (17403 bytes)

"Así no vale: es muy difícil argumentar nada en favor de la intervención en Asia, hecha para salvaguardar las instituciones libres, cuando sus detractores apelan a la sensiblería de la gente mostrando una pierna de menos o una manga vacía, fruto de su pelea en aquel lugar" denostó en la primera tarde de manifestaciones Randall J. Timothy, líder local de los participacionistas. Sea o no así, la burbujeante humanidad volcada por todos los rincones de Washington y Filadelfia tal vez revele algo insólito: la dosis de ira que alberga el pacifismo, su aptitud para traducirse en un combate de nuevo cuño.

LA BELLA Y LA PAZ

Enfundada en los blue-jeans y en la blusa muy parecida a una camiseta, no tenía nada en común con la Barbarella que hace dos o tres años hizo cimbrear más aún el trono de Brigitte Bardot: el show antibélico de Jane Fonda. Para exaltar las virtudes de los squares (burgueses) y demostrar qué tóxica es la Paz -tal el sarcástico título de su pantomima redactado por ella de puño y letra sobre un cartelón-, no dejó títere con cabeza.
Primero berreó a todo pulmón un cántico que explicaría Por qué los Estados Unidos metieron sus narices en Camboya (así se llama ese producto ideológico-musical) para remedar más tarde escenas que, a su juicio, desnudan el estilo de vida tecnocrático: varias personas que se ensañan a puntapiés con otra caída en el suelo, equipos de baseball que de pronto se convierten en clanes armados, fueron otros flashes de su andanada californiana. Cuando concluyó el show, Fonda todavía tuvo energías para denunciar "Bah, no enviaron las tropas contra nosotros; pero sé muy bien que las fotos de cada participante están siendo estudiadas ahora por el Servicio de Inteligencia".