Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

 


LA CIUDAD
RENOVARSE ES VIVIR
Revista Periscopio
17-02-1970

Mientras reparte sus tarjetas nacaradas entre los visitantes, el Cavaliere della Solidarietá Italiana y Grande Ufficiale della Ordine di San Giorgio, don Luis Zanon (49, cuatro hijos, gerente propietario del Italpark), sopesa los pro y los contra de una vida dedicada full time al negocio de entretener.
Desde que en 1948 llegó del Véneto con cuarenta familias peninsulares para reconstruir en el Uruguay la fábrica de juegos mecánicos Frattelli Zanon, demolida por la guerra, hasta que en 1960 inició la conquista del mercado argentino, prácticamente no tuvo tregua. En sus mejores épocas la firma monopolizaba la plaza italiana y exportaba artefactos a los Estados Unidos, España y el Medio Oriente.
"Trajimos escombros —recuerda ahora—; algunas maquinarias, unos pocos capitales y personal especializado. En Montevideo comenzamos a producir autitos chocadores y toda clase de elementos para parques de diversiones hasta que nos dimos cuenta que no teníamos compradores. Entonces resolvimos instalar uno, convertirnos en dueños: así nació, en 1950, el Parque Rodó'".
Una década más tarde los hermanos Zanon ganaron la licitación abierta por la Municipalidad de Buenos Aires para instalar en Avenida del Libertador y Callao un parque de entretenimientos, y en 1964 obtuvieron una renovación por diez años.
"Aquí los chicos viven el clima de nuestro tiempo, la era espacial —-fantasea Zanon—; nosotros hemos introducido innovaciones únicas en el mundo, como el auto de choque sin troley, y puede decirse que el Italpark está entre los mejores centros infantiles que se conocen."
El promedio de concurrencia es de unas 4 mil personas diarias, pero se llegó a cifras superiores a 10 mil. Los meses de baja son los de verano, tanto porque la gente sale de vacaciones como por las temperaturas insoportables que se levantan de su suelo asfáltico. El otoño, la primavera y las vacaciones escolares de invierno son los períodos de mayor actividad. Cuando la concurrencia se retrae, los 250 empleados del Italpark son redistribuidos. Muchos de ellos refuerzan los planteles que trabajan en el taller anexo, donde se producen casi todos los equipos utilizados en el parque.
"Ahora hay poco dinero —se queja Zanon—, y eso se refleja en el movimiento que tenemos, muy escaso. Los chicos dan una vuelta en cualquier juego y las madres los tiran de los brazos, los arrancan con tenacidad."
Ahora están por instalar una alfombra mágica. "Hace unos años, en un viaje que hizo a Milán, un amigo me habló de la novedad. En Italia fracasó —me decía— pero en la Argentina puede ser negocio." Tenía razón pero no le dio crédito. "Cuando se instaló la primera en Carlos Paz vimos que habíamos perdido el negocio del siglo. Para el mes de marzo pensamos incorporar este entretenimiento al Italpark. Las instalaciones estarán preparadas para una futura escalera mecánica. Habrá carriles para que no tengan que tomarse de la mano tres o cuatro personas y haya menos peligro de caídas. La gente se tirará sentada", se enorgullece.
A fines de este año piensa poner también un alambre-carril similar al que funcionará en la Feria Mundial de Osaka, un cable que llevará a la gente hasta 24 metros de altura.
Un proyecto más ambicioso se extingue en los vericuetos de la burocracia municipal. Se trata de "Edelandia, la Ciudad de la Fantasía", que los hermanos Zanon quieren construir en un terreno de 10 mil metros cuadrados lindantes con el Italpark. La solicitud de arrendamiento no tuvo respuesta pero los planos están terminados: es un recorrido en tren por escenografías que representan paisajes típicos de los cinco continentes, algo que ya se ensayó con éxito, en Disneylandia (California), Conney Island (Nueva York), Prater (Viena), Tívoli (Copenhague) y Lun-Eur (Roma). Decepcionado por la demora municipal, Zanon se lamenta: "Aquí no hay mentalidad para trabajar con el turismo, aunque tal vez las cosas cambien con la construcción de los nuevos hoteles internacionales".

 

Ir Arriba

 

Ital Park


 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

Búsqueda personalizada