Gusto, manías y secretitos de siete destacadas vedettes
Ellas saben, quieren y pueden (tienen con qué)
Volver al índice
del sitio
Son famosas y ganan bastante bien nada más (y nada menos) que porque tienen un físico exuberante y están dispuestas a mostrarlo, sobre un escenario, sin muchos remilgos. Esas aptitudes, provistas por la genética y el desparpajo, les han permitido convertirse en auténticas vestales de la noche porteña, al punto de que no hay retablo frívolo que no cuente en sus filas a uno de estos portentos y, por supuesto, a los eternos cómicos abarrotados de chistes destinados a subrayar sus excelencias anatómicas. Son las reglas del juego: por lo general, los cómicos dicen lo que el público piensa de ellas, le dan un sentido hilarante a las fantasías eróticas de la platea masculina. Si las vedettes constituyen, por simple acto de presencia (ya que habitualmente no saben cantar ni bailar ni tienen condiciones de comediantes), un polo magnético casi irresistible, ha de ser porque simbolizan el non-plus-ultra, la idea fija, el ideal imposible, un sueño hecho piel y redondeces, aunque no necesariamente un deleite estético. Pero, por supuesto, esa piel y esas redondeces ocultan —¿púdicamente?— una personalidad por la que quizás nadie se interesa. Parece cierto que la admiración que ellas desatan no depende de su cultura ni de sus inclinaciones políticas, mucho menos de su calidad como seres humanos. Pero he aquí que lo son. Siete Días se propuso demostrarlo, en un esfuerzo mayúsculo y tal vez superfluo: encomendó a uno de sus redactores que irrumpiera en los camarines de estas mujeres trascendentales y les pidiera que bocetaran un itinerario de sus gustos y costumbres, de sus afectos y debilidades, para saber en definitiva quiénes creen ser fuera de la pasarela, cuando se quitan las plumas y se disfrazan de civil. Extenuado, el redactor cerró la encuesta tras haber recogido las confesiones de Susana Giménez (teatro Astros), Violeta Montenegro y Lise Belanger (Maipo), Ámbar La Fox y Karen Mails (La Bola Loca), Moría Casán (Cómico) y Betty Lascaris (Sans-Souci). Como se puede comprobar, la muestra abunda en inquietantes coincidencias.

KAREN MAILS (su verdadero nombre es Karen Mails, soltera, 1,77 de altura, 64 kilos, 97-57-95, calza el 39, es pelirroja y se tiñó de rubia). "Nací en Kent, Inglaterra, en un hogar de clase media alta: papá era dueño del pub más famoso del barrio.
En Buenos Aires vivo en Almagro, en un departamento moderno, con las paredes pintadas en turquesa, blanco y negro. Los muebles son modernos, de cuero negro, acrílico y aluminio; la cocina tiene mucha madera como elemento decorativo. No tengo auto y si alguien quiere proporcionármelo no me opongo. En casa me asiste una mucama que viene por horas; en el trabajo Nereo, el boy que cuida mis ropas, pelucas y tocados. Ingresé a la revista a los 16 años como Blue Bell Girl. siendo capitana de un grupo que recorrió muchos países. Completé mis estudios primarios y secundarios en un convento de monjas. Leo el Buenos Aires Herald (me interesan todas las noticias de mi país) y las revistas Siete Días y Gente. Además, me enloquecen las novelas de Jacqueline Sussan y las de Harold Robins. Voy al cine tanto como puedo; últimamente vi 'Un toque de distinción' y 'Había una vez en Hollywood. No estoy de acuerdo con las palabrotas que se pronuncian en un escenario. Como actor cómico me gusta Jorge Luz. Si se alude a mis condiciones físicas con buena intención, sin maldad, no me molesta. Nélida Lobato es la mejor vedette argentina. Veo poca televisión y actué en El botón. Conozco casi toda Europa y África. Soy hincha del Manchester United. El deporte que más me gusta es la equitación.
Mi defecto como persona es ser muy temperamental. Todos los años hago un viaje a Inglaterra y compro mucha ropa de calle pero no sé cuánto gasto en ella. A una corista que quiere ser vedette le aconsejaría que estudie mucho. Entre la revista europea y la argentina yo me quedo con la europea: en la Argentina uno se para en 61 escenario y comienza a actuar en un breve scketch; en cambio en Europa la actuación del artista de revista tiene más continuidad. La comedia musical permite que uno se comunique mejor con la gente. Pero no me quejo de la Argentina."

SUSANA GIMENEZ (su verdadero nombre es Susana Giménez, separada, una hija, 1,70 de altura, 58 kilos 86-60-90, calza el 381/2, tiene pelo castaño y lo aclaró).
"Nací en Barrio Norte y sigo viviendo en Barrio Norte.
Actualmente habito un dúplex; arriba están los dormitorios y abajo la recepción. Lo decoré con colores marrones en degradeé hasta llegar al beige de la moquette. En la cocina mandé hacer un breakfast para desayunar. Tengo un Mercedes Benz 250 C. En casa me asisten dos personas y en el trabajo, incluyendo mis encargados administrativos, tres. No puedo decir cuánto gano por mes, obviamente. Pero sí
que debuté como vedette el anteaño pasado; primero me tentó Carlos Petit, pero, al final, decidí trabajar gracias a una oferta de Gerardo Sofovich y Héctor Ricardo García. Antes de ser vedette fui modelo, actriz y secretaria de mi papá en una fábrica de jabones y talco. Mis estudios primarios los cursé en el Quilmes High School, los secundarios, completos, en dos colegios religiosos: La Anunciata (en
el Barrio Norte) y San Isidro Labrador (en San Isidro), donde me recibí de maestra. Leo el diario La Razón (primero los chistes y entre ellos un recuadro titulado Divúlguelo) y todas las revistas que salón. El último libro que leí fue Mi vida con Jacquellne Kennedy, de May Gallahard. No voy seguido al cine porque no puedo; no obstante, apenas tengo tiempo, concurro a algún autocine, donde paso inadvertida. La última película que vi fue 007, el hombre del revólver de oro. Teniendo en cuenta el atractivo físico únicamente me gustan Robert Redford, Alain Delon y Warren Beatty. Los cómicos argentinos podrían evitar decir algunas palabrotas subidas; no obstante, reconozco que aún no estamos preparados para el show business. La mejor vedette de todos los tiempos fue Gloria Guzmán. Por televisión veo series como Las calles de San Francisco y, especialmente, las películas. Siempre trabajó para Canal 13; el último programa que hice en ese canal fue un teleteatro, Crónica de Carola. Conozco Las Bahamas, Francia, Italia, Holanda, España, Estados Unidos, Venezuela, Perú, Bolivia, Uruguay, Chile y Las Antillas. Soy hincha de San Lorenzo de Almagro y, como fui a un colegio Inglés, practiqué hockey, tenis y natación. No puedo hacerme una autocrítica porque soy muy profesional: como persona, mi peor defecto es la impaciencia. Gasto el 30 por ciento de lo que gano en ropa y no me gusta dar consejos porque nunca los escuché."

MORIA CASAN (su verdadero nombre es Ana María Casanova; separada, 1,72 de altura, 61 kilos, 100-58-98, calza el 38, tiene pelo negro y no se tiñe). "Nací en Palermo y ahora vivo en Barrio Norte. Mi departamento es de 3 ambientes y lo voy a decorar muy moderno, con tonos verdes, marrones y beige. La cama es redonda, como para quedarse a vivir en ella, y a la cocina no le presto atención porque almuerzo y ceno fuera de casa. Tengo un Peugeot 504, color terracota y modelo 1975. En casa y en el trabajo me asiste Hugo Agüero; es mi secretario y vive conmigo; además, él es quien a veces cocina. Por mes gano unos seis millones. Comencé a dedicarme a la revista hace 3 años. Ingresé a este espectáculo por Carlos Petit y ascendí a vedette gracias a Gerardo Sofovich, el año pasado. Antes de ser vedette estudiaba abogacía pero abandoné porque no me Interesaba. Estudié baile y piano en una academia particular. Leo Clarín y La Razón, Siete Días, Gente y las revistas especializadas. Últimamente leí 'La mujer rota', de Simone de Beauvoir. Voy muy seguido al cine: vi Crimen en el Expreso Oriente. Me gustan físicamente Marlon Brando, Steve Me Queen y Jack Nicholson. Aunque a mí no me agradan las palabrotas (soy partidaria de la revista a la europea) reconozco que acá son necesarias. Como cómicos me gustan Olmedo, Barbieri, Pelele, Porcel y Stray, todos en nivel parejo. No me molesta que el cómico de mi espectáculo aluda a mis atributos físicos: si me molestara estaría representando Shakespeare en el San Martín. Conozco España, Italia, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Brasil. Soy simpatizante de Boca Juniors y alguna vez practiqué basquetbol. Autocrítica no puedo hacerme porque no encuentro nada para criticarme, salvo ser muy sensible y temperamental como persona. Por otra parte, no le doy consejo a ninguna corista porque a mí me revienta aconsejar y que me aconsejen. En ropa de calle gasto dos millones por mes. ¿Qué tal?".

BETTY LASCARIS (su verdadero nombre es Beatriz Lascaris, casada, un hijo, 1,62 del altura, 60 kilos, 97-65-100, calza el 38 y su pelo es rublo, poco aclarado).
"Nací en Londres (en una familia de origen griego) y actualmente resido en Francia, en un apartamento muy bonito ubicado en la rué Boulogne Billancourd. Ese apartamento queda en una zona muy residencial, similar a los bosques de Palermo argentinos y tiene 3 ambientes muy grandes, una cocina con mucha madera en las paredes y muebles modernos. En Buenos Aires, provisoriamente y mientras me quede, vivo en el Barrio Norte. En Francia tengo un auto: es un Renault 6 muy económico y veloz. En casa nadie me asiste y tampoco me gustan los asistentes en el camarín. Comencé en la revista 12 años atrás, en el Casino de París. Yo era hija de un carnicero que tenía su negocio en un coqueto barrio de Londres. Llegar a vedette me llenó de orgullo. No estudié arte escénico, abandoné pronto el colegio y trabajé como vendedora de zapatos, ayudante en la carnicería, peluquera y mannequin vivant. Casi no leo los diarios, aunque si revistas inglesas y francesas de modas y espectáculos. Me gustan los libros, pero nunca recuerdo quién los hizo y cómo se llaman. Los actores que me gustan por su atractivo físico son Richard Harrís, Peter O'Toole y Jean Paul Belmondo. Tengo poco tiempo para ir al cine y la última película que vi fue 'La invitación'. En París la revista es más espectacular que aquí y en Europa no abundan los cómicos que tienen ustedes. Conozco todo Europa y Grecia y me gusta la equitación, aunque no me atrevo a subir al caballo por temor a quebrarme alguna pierna. Como vedette no encuentro motivo para criticarme; como persona critico mi carácter: debería ser más fuerte. No puedo decir cuánto gano y no llevo la cuenta de lo que gasto en ropa. A una corista que desea ser vedette le aconsejaría que baile y cante todo lo que sea necesario."

LISE BELANGER (su verdadero nombre es Lise Belanger, soltera, 1,75 de altura, 60 kilos, 105-59-90, calza el 39, tiene pelo negro y se tiñó de pelirroja).
"Nací en Montreal, Canadá, en un hogar de clase media alta: mi papá es dueño allí de un canal de televisión. Apenas llegué a Buenos Aires alquilé un departamento de dos ambientes, con kitchenette (la decoré con madera), en pleno centro. Tengo dos autos, uno en España y otro en Canadá; son medianos y me ocasionan poco gasto. Me dedico a la revista desde hace 10 años; mi pasión era el baile clásico y la revista me permitió, en Canadá, pagarme los estudios e independizarme. Cursé estudios primarios y la mitad de los del nivel secundario. En todos los lugares donde actué leí la pagina de espectáculos de los diarios y todas las revistas especializadas. El último libro que pasó por mis manos fue 'El retorno de los brujos'. El cine no me lo pierdo jamás; últimamente vi La tregua, Amarcord, Anónimo veneciano y El pibe Cabeza. Por el atractivo físico me gustan Marlon Brando, Robert Redford y Alain Delon. Odio que se digan palabrotas sobre el escenario; eso para mí fue algo nuevo que me sorprendió: prefiero el encanto del show business europeo o norteamericano. Los cómicos que más me gustan son Olmedo y Pacheco y la vedette más importante de Argentina es, sin duda, Nélida Lobato: todo París habla de ella con admiración. Conozco Francia, Suiza, Italia, España, Portugal, Estados Unidos y Canadá. Me gusta la equitación y creo que todavía me falta oficio. Como persona tengo un defecto: suelo entusiasmarme demasiado. Dedico a la ropa el 35 por ciento de lo que gano (más o menos un millón por mes) y toda corista que desee llegar a vedette debe trabajar mucho, ése es el secreto del éxito. Lo que más me gusta de Argentina es la gente, franca y cariñosa."

VIOLETA MONTENEGRO (su verdadero nombre es Leonor Mustíllo, tiene una hija, 1,74 de altura, 62 kilos, calza el 37, su pelo es negro y sus medidas 90-60-90).
"Nací en el Hospital Durand de Buenos Aires y ahora vivo en Paraguay y Scalabrini Ortiz, cerca del Botánico. Es un departamento de 3 ambientes muy soleados (que alquilé al llegar de Europa), con una decoración muy moderna donde intervienen el negro y el blanco; la cocina tiene abundantes estanterías y mucha madera para realzarla. No tengo auto porque me es más fácil usar remise. En Europa me ayudaba una babysitter, aquí no encuentro muchacha y me ayuda mi suegra; además, soy loca por la cocina. Por mes gano varios milloncitos, no puedo decir más. A los quince años comencé a estudiar baile clásico en el conservatorio del teatro Cervantes. Poco después debuté en el Marabú y de allí partí hacia Europa, donde hice revista y filmé con Fellini, Bolognini y Visconti, acompañando a actores como Burt Lancaster y Alain Delon. Cursé mis estudios primarios con monjas y concurrí hasta el segundo año del normal. Aprendí arte escénico viendo trabajar a los demás. Leo La Prensa, La Razón y Clarín, especialmente las noticias internacionales. De Esther Vilar me impactó, últimamente, El varón domado, voy espaciadamente al cine pero no me pierdo los estrenos importantes, como Amarcord. Me gustan por su atractivo físico Giuliano Gemma, Robert Redford y Alain Delon.
En la revista argentina se pueden decir malas palabras con altura. Me gusta la experiencia de Marrone y Stray como cómicos y el futuro que tiene Olmedo y, mientras no me insulten, no me molesta que los cómicos aludan a mis atributos físicos. La mejor vedette me parece que es Nélida Lobato. Mi marido es coreógrafo y empresario de ballet en Europa. Conozco casi todo el Viejo Mundo. En fútbol siempre me gustó Independiente por el sentido de libertad que encierra su nombre. En España hice un curso de gimnasia y me gusta cabalgar. ¿Una autocrítica profesional? No tengo buena voz para cantar. ¿Una autocrítica personal? Soy demasiado impulsiva y explosiva. Para mi guardarropas particular gasto un 25 por ciento de lo que gano y el consejo que le daría a una corista que quiere ser vedette es que estudie y sea muy humilde."

AMBAR LA FOX (su verdadero nombre es Amanda Lafuse, tiene una hija, 1,63 de altura, 56 kilos, 95-60-95, calza el 35, su cabello es castaño rojizo y lo ha teñido más claro).
"Nací en la calle Diamante, de la Boca, y ahora vivo en el Barrio Norte, en Uriburu, entre French y Juncal. Mi casa es armoniosa y cálida: es un segundo piso completo con living-comedor, dependencias de servicio, un escritorio para mi (donde miro televisión), un pasillo colmado de placards, dos baños y cocina toda decorada con madera. No tengo auto porque choqué con mi Fiat 600, color rojo, y desde ese día no volví a manejar más. Una sola persona me asiste en casa y en los teatros: se llama Juanita Verón. Mi cachet oscila (según trabaje o no en televisión) entre 2 y 5 millones de pesos viejos por mes. Ingresé a la revista después de haber hecho patinaje sobre hielo en Mar del Plata. Debuté como vedette en Europa y, en 1959, Carlos Petit me trajo a Buenos Aires. Llegué hasta segundo año del comercial y estudié inglés. Leo las revistas especializadas en el espectáculo. También leo el diario La Nación (me atraen las noticias sobre cine en Europa) y las revistas Gente y Siete Días. Leo pocos libros porque los libretos de cine y teatro me comen el tiempo. Voy poco al cine pero no me pierdo las comedias musicales como Erase una vez en Hollywood. Admiro por su atractivo físico a Robert Redford, Rodolfo Beban y Charlton Heston. No me molesta que se digan palabrotas en el espectáculo, pero hay que saber decirlas. Olmedo y Porcel son los cómicos de teatro de revistas que más me gustan. Tampoco me irrita que durante el espectáculo el cómico de turno aluda a mi físico. Por televisión veo todo lo que puedo y actué, desde el año 59, en muchísimos programas: Casino, Musicalísimo y El Special, por ejemplo. La ocupación de mi marido es la música. Conozco todo el mundo menos Japón, Australia y el Reino Unido. Me gusta River Plate, y los deportes que me atraen son el patinaje y la natación. Al hacer mi autocrítica profesional reconozco que tendría que haber aprovechado más mi carrera. MI peor defecto como persona son los celos y las reacciones bruscas, temperamentales. Nunca calculé cuánto gasto en mi vestuario pero, como soy hipocondríaca, la farmacia me lleva más plata que la ropa. A una corista le aconsejo estudiar con Pedro Sombra, que sabe manejar a una mujer sobre el escenario."
Revista Siete Días Ilustrados
09.05.1975

Ir Arriba

 


Mails-Giménez
Karen Mails - Susana Giménez
Moria Casán-Betty Lascaris
Moria Casán - Betty Lascaris

Ambar La Fox
Violeta Montenegro
Lisa Belanger