José Olivella

En muchas de las páginas de Mágicas Ruinas utilizo ilustraciones para acompañar tapas de revistas, publicidades, etc. Son extraídas de distintas revistas. Tener datos sobre los autores, de esas ilustraciones, es difícil. Las que siguen corresponden a uno de los dibujantes de la revista PBT (1908).
Por suerte siempre alguien aporta información.
¡Gracias Melina!

 

Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

 

OTRAS CRÓNICAS NACIONALES

Las delirantes aventuras del BARON ZAMBA
Hacer justicia
Los sueños del Pato Sosa
La clínica del doctor Cureta
Tía Vicenta 4
Tía Vicenta 5
Caricatura Perón-Aufranc-Lanusse
Caricatura Balbin
Imposibles reportajes: Cesar Bruto
Oski 69
La Cueva de Los Beatles (fotonovela de Los Tammys)
¿Por quién me toman?

 

 

Bueno, me presento antes que nada, mi nombre es Melina Olivella, tengo 25 años y llegué a tu sitio web a través de mi novio, que está investigando sobre revistas de principios de siglo pasado y me pasó el link. Mi bisabuelo se llamaba José Olivella, e hizo varios de los dibujos que coloreaste en tu página. Me alegra mucho que alguien haya podido recopilar esto y publicarlo, y bueno, quisiera aportar algunos datos sobre él, aunque tampoco tengo demasiada información.
Según me contó mi papá, mi tatarabuelo, Eduardo Olivella Nogués, vino a la Argentina desde Catalunia con su familia durante la primera inmigración, aunque no sabemos la fecha exacta. Se instalaron en San Vicente, donde Eduardo se ganaba la vida dando clases de dibujo (hará unos 12 años fuimos a San Vicente y encontramos a  un matrimonio mayor que lo había conocido y todavía conservaba una pintura suya en el altillo, que después nos regalaron). Aunque no sé cuántos años vivieron ahí, supongo que debe haber sido bastante, ya que mi abuelo y sus hermanos nacieron en San Vicente también.
José Olivella, mi bisabuelo, dibujó varios años en PBT y por un corto tiempo en la revista Caras y Caretas. De PBT el registro más antiguo que tengo es de 1908, se me pone la piel de gallina cada vez que pienso que conservo una revista de 100 años donde están plasmados los dibujos de un antepasado. También conservo algunos ejemplares de un periódico editado e impreso por él, El guerrillero español. No recuerdo de qué fecha son, tendría que buscarlos y fijarme.
A partir de acá la historia se me nubla un poco, hay muchas cosas que mi papá no sabe ya que no había nacido, pero bueno, resulta que regresaron todos a España. De las actividades que haya llevado a cabo allá no tengo ninguna información, pero podría investigar. De hecho, ahora me surgió muchísima curiosidad, así que tengo que averiguarlo como pueda. Mi abuelo se casó allá, dos de mis tíos son españoles. Después mis abuelos estuvieron viviendo en Lisboa, Portugal, donde nacieron mi papá y otros dos hermanos. En el año 49 viajaron a Argentina y se instalaron definitivamente en Buenos Aires.
Es curioso también que el gusto por la pintura y la facilidad prácticamente natural para el dibujo se transmitió durante generaciones. Como te conté, mi tatarabuelo y mi bisabuelo eran dibujantes; mis dos tíos abuelos que vivieron en Montevideo, Eduardo y Alberto Olivella, eran pintores. Mi abuelo, Oscar Olivella, si bien nunca se dedicó seriamente a la pintura, era un excelente dibujante y trabajó toda su vida haciendo carteles publicitarios (muchos para los subterráneos de Buenos Aires). Mi papá, Jorge, trabaja desde hace 50 años en lo mismo, aunque ahora lamentablemente la tecnología lo dejó al margen y ya no hace casi nada artesanalmente. Por mi parte, heredé la facilidad innata para el dibujo (y digo que la heredé, porque al igual que mis parientes, ninguno estudió en academias ni nada parecido) y cuando puedo y tengo ganas hago alguna cosa, estoy por recibirme de diseñadora gráfica y me dedico a la docencia (en dibujo también, aunque apunta a técnicas de representación y dibujo técnico y no a lo artístico).
Bueno, esa es la historia básicamente, te conté un poco de todo pero si necesitás más información quizás la pueda conseguir. Quiero felicitarte de nuevo por el trabajo que hacés. Mientras escribo el mail voy viendo tu sitio y me asombra la cantidad de cosas que tenés. Es más, me acabo de dar cuenta de que ya había entrado y me había bajado un par de tapas de la Pelo hace unos meses, jeje.
Espero que el mail no tarde demasiado en llegar a Morón.
Saludos, Melina Olivella