Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

 

Tapas de revista
Revista Siete Días Ilustrados

Siete Días Ilustrados
17.11.1969
EN ESTE NUMERO
La reiteración puede inducir a la fatiga; pero es inevitable destacarlo, sea porque es la principal prueba del respeto que SIETE DIAS guarda por sus lectores, sea porque el liderazgo que ostenta esta revista se asienta sobre el principio de que va dirigida a un público exigente, adulto, comprometido con su tiempo e interesado en conocer a fondo, sin distorsiones, el mundo que le toca vivir. Casi no pasa número sin que SIETE DIAS —un vehículo testimonial— ofrezca un aspecto de ese mundo, a través de fotos y textos producidos por sus propios redactores. Así, pues, la reiteración consiste en machacar sobre esa consigna, un fervor documentado —por ejemplo— entre las páginas 92 y 97, en donde por primera vez en el periodismo del continente se traza un cuadro exhaustivo de la situación económica de América latina. Lo preparó la redactora Angelia Mirey (con la cooperación de una red de corresponsales) y es la segunda y última parte de un trabajo iniciado en el número anterior. Mientras tanto, y a manera de ocasional complemento, Ricardo Cámara y Osvaldo Dubini recorrían Bolivia con el propósito de elaborar una ecuación del nuevo gobierno, depositario de la expectativa e incertidumbre de todo un pueblo. Ese informe comienza en la página 18.
• Era necesaria una edición especial, de las dimensiones de ésta (por lo menos), para dar cabida al material acumulado por dos hombres de SIETE DIAS, en Italia, a lo largo de todo octubre. Es el resumen de 5.160 kilómetros recorridos por el prosecretario Alberto Figueroa (arriba, a la izquierda) y el fotógrafo Pablo Alfonso (abajo), enviados para hallar las claves de un pintoresco e intrincado rompecabezas: ¿cómo es el italiano de hoy? A manera de colofón, Figueroa considera que Italia es el país europeo que muestra los más afilados contrastes humanos, una galería por la que desfilan 50 millones de personajes con un solo rasgo común: la nacionalidad: "Imposible trazar un paralelo —dice Figueroa—entre el napolitano gesticulante y el milanés snob; y menos aún entre los introvertidos calabreses y los picaros latín lovers de Roma. Una diversidad de caracteres que, razones históricas aparte, tiene mucho que ver con el desigual desarrollo de Italia: en tanto los pobladores del norte gozan las ventajas y padecen los problemas de una sociedad industrial, los sureños sólo exhiben una herencia de desaliento, antiguas tradiciones, prejuicios y tabúes". Este vasto muestrario arranca en la página 50, con un pliego en colores.

Tapas de Revistas

 

siguiente en la sección