Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

 

OTRAS IMAGENES DEL SITIO

Gente y la actualidad 08-67 Marilina Ross
RockSuperStar Abril 1978
CantaRock 1987 - Spinetta
Siete Días Ilustrados Abril 1970
Todo es Historia - La nueva ola
Redacción febrero 1974 - Tapa Perón
Panorama noviembre 1968
Panorama abril 1971 - Tapa Frondizi
Panorama abril 1970 - Oposición
Panorama febrero 1971 - Tapa de Caloi
Panorama septiembre 1968 - Checoslovaquia
Redacción septiembre 1974 - Grietas del gobierno


Año IV Buenos Aires, 7 al 13 de junio de 1966 Nº 180
CARTA AL LECTOR
El 23º Congreso del Partido Comunista soviético oficializó, hace 40 días, la política de entendimiento con Occidente, que había venido separando a la URSS de la China Popular. Con un énfasis inesperado, el Secretario General, Leonid Breznev, dejó entrever que ya era tiempo de acabar con el ceñido aislamiento que se tendió entre los rusos y el resto del mundo desde la revolución de 1917. El primer país comunista sólo había sido divisado a través de sus jefes políticos, de su influencia internacional, de la guerra fría y de les confrontaciones bélicas que casi encendieron la mecha de una hecatombe atómica. En menos de dos meses, la confusión comenzó a disiparse, y Occidente trató de entender cuál era la verdadera cara de aquel gigante lleno de enigmas. El primer malentendido era geográfico: se llamaba Rusia a ese monstruo de 232 millones de habitantes, cuando Rusia es sólo una de las 15 repúblicas socialistas en que se divide el país —si bien la más vasta y poblada—, la cabeza de un conglomerado que incluye repúblicas autónomas, regiones y distritos nacionales, razas, idiomas y dialectos dispares.
En abril último, la revista Newsweek, asociada a Primera Plana, encomendó una investigación, sobre la vida de los soviéticos, a su corresponsal en Moscú —Robert J. Korengold—, segura de que era el hombre anónimo quien mejor podía explicar a su país. Korengold estaba avalado por sus 6 años de residencia en la URSS y por un título obtenido en Harvard, como experto en asuntos rusos. Al corresponsal le preocupó, sobre todo, resumir sus impresiones con estricta objetividad: "Hice —dijo él— un esfuerzo honesto por mostrar las cosas buenas y las malas tal como las vi". La investigación fue completada con los datos y las impresiones que recogió un Jefe de Redacción de Primera Plana en octubre pasado, durante su viaje a la URSS. El informe es el más completo que haya dado, hasta ahora, la prensa occidental sobre el tema. (La idea y ejecución de la tapa es de Kalondi; las fotos interiores en color, de Newsweek.)
EL DIRECTOR

 

siguiente en la sección