Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

 

OTRAS IMAGENES DEL SITIO

Revista Somos - 13 de abril 1984 Alfon$inazo. 
Revista Somos - 10 de agosto 1984 Tucumán, historia secreta de la rebelión
Revista Somos - 24 de agosto 1984 Herminio Iglesias, de nuevo a la carga 
Revista Somos - 31 de agosto 1984 ¿Cuánto le cuesta vivir a la clase media?
Revista Somos - 28 de setiembre 1984 Alfonsín - Reagan ¿más cerca? 
Revista Somos - 5 de octubre 1984 La fiebre del tenis.
Revista Somos - 12 de octubre 1984 ¿Por qué la Fe? 


AÑO IX • Nº 436 • BUENOS AIRES, JUNIO 8, 1971
Hace quince años, el intento de una rebelión militar peronista desencadenaba el más grave proceso represivo conocido en el país desde la Organización Nacional. Decenas de argentinos, soldados y civiles, sufrieron el castigo máximo al cabo de juicios sumarísimos o sin trámite alguno. Si hoy, entre páginas 38 y 45, desempolvamos aquella escalofriante historia, sólo nos mueve el ánimo de favorecer una catarsis. Que es la antesala de la salud.
Con la aparición de los Tupamaros en el Uruguay, las noticias han adquirido otro carácter. Todos los días, como las cotizaciones de bolsa, el movimiento conmueve al Gobierno con sus actos. En los últimos tres meses, por ejemplo, han secuestrado a cuatro personalidades; la más importante, sin duda, el Embajador británico Geoffrey Jackson. Una periodista corrió todos los riesgos, soportó burlas y excusas durante seis semanas y, por fin, consiguió su objetivo: una entrevista exclusiva con el diplomático. Primera Plana, en forma exclusiva, inicia el reportaje en la página 54.
No todos los night clubs tienen su historia íntima. Algunos son bellos, ruidosos, acogedores, hasta fríos. Uno, argentino, a lo mejor por tan distinto ardió un día. Como no quiso dejar solo a Buenos Aires, se rehizo. Dicen que es el más grande y no se refieren al tamaño. Hoy, tan joven como nunca, Mau Mau está top top. De los porqués, de sus famosos secretos, habló largamente uno de sus dueños, Alberto Lata. Ahora se lo comprenderá mejor: basta con llegar a la página 26,
A partir de la segunda posguerra, el divorcio entre el público adicto a la ópera y los compositores ha venido acentuándose cada vez más. Los aficionados a un género que culminó en el siglo XIX reclaman de los músicos que sigan escribiendo dentro de los cánones tradicionales. En cambio, los autores no se resignan a trazar en el pentagrama transitadas arias y dúos para lucimiento de divas, tenores, barítonos o bajos. Tampoco renuncian a revitalizar a la ópera con los descubrimientos realizados en el campo de la música. La crisis se analiza en la página 46.
Fue cruel, pero dignificante. Quizás a Estudiantes de La Plata no le importe demasiado haber perdido siendo el mejor. Tal vez prefiera los triunfos desguarnecidos de moral deportiva. El miércoles 2, en Montevideo, Nacional le ganó, forzando un partido definitivo, en Lima, el miércoles próximo. No hubo fútbol, es cierto; no cabía esperarlo de dos malos equipos. Jorge Llistosella presenció el match. El drama de Estudiantes con la pelota se aprecia en la página 62.

 

 

Búsqueda personalizada

siguiente en la sección